Ecuador: Crear señales de alarma puede salvar a las víctimas

Texto: Zurya Escamilla |Yasmina Yeril Hera |
Con colaboración con Jefferson Díaz
Ilustración e infografía: Grecia Nexans

Más de Ecuador:

En Ecuador, una de las principales preocupaciones sobre la violencia contra mujeres en este confinamiento ha sido la falta de denuncia. Es importante saber que el proceso puede, en ocasiones, ser lento, difícil y requiere acompañamiento. No obstante, es fundamental vencer el miedo porque es uno de los primeros pasos para detener situaciones de maltrato que puedan escalar en un escenario peor.
Por ello, las organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres recomiendan a las víctimas crear y mantener una red de apoyo (a través de la familia, amigos y vecinos), a quienes se les pueda informar sobre cualquier situación de violencia, de preferencia mediante señales de alarma previamente acordadas para no exponerse.
La mujer violentada debe tener a la mano los números y canales de emergencia para poder denunciar y pedir apoyo, además de un bolso de mano donde tenga documentos de identificación y lo necesario para salir de casa.
A los hijos, es necesario enseñarles a identificar esas situaciones de violencia y a llamar a los servicios de emergencia en caso de que se registre algún episodio, recomendó Juan Zapata, director de la línea de emergencia integrada ECU 911.
Esta línea, agregó, es un servicio integral de atención a través del cual pueden recibir asesoría o ser canalizadas a una institución de seguridad o salud como la Secretaría de Derechos Humanos, el Ministerio, Policía Nacional, Cruz Roja Ecuatoriana, Ministerio de Salud Pública, Fiscalía, Judicatura, entre otros.
También, se recomienda hacer todo el ruido posible durante la agresión para alertar a los vecinos, y sirve llevar un registro de objetos y acontecimientos que puedan ser usado como prueba sobre lo que ha ocurrido, como por ejemplo fotos, entre otros.
Las ONG resaltan la importancia de que la mujer busque ayuda psicológica y legal como parte de los primeros pasos para sobrevivir a un episodio de violencia que pueda estar padeciendo, pues  al fortalecer su autoestima puede aprender a identificar que no debe permitir ningún tipo de maltrato. Apoyarse en organizaciones con conocimientos en el tema también es un gran aliado.
Los familiares y amigos tienen el reto de trabajar y ayudar a fortalecer la confianza de la mujer, hacerle saber que no es culpable de la violencia, que no está sola, que tiene opciones para salir de ese círculo y recuperar el control de su vida, se lee en el documento “Normas y protocolos de atención integral de la violencia de género, intrafamiliar y sexual por ciclos de vida”, emitido por el Ministerio de Salud Pública en 2009.
Las autoridades recalcan que, si acaban de ser víctimas de agresión física o sexual, las mujeres deben ir a uno de los 203 centros de atención primaria de salud para víctimas de violencia o a las unidades de salud, de preferencia acompañadas por alguna persona de su confianza.


Comentarios