Costa Rica: Decisiones que salvan vidas



Más de Costa Rica:

Historias

Diagnóstico


Texto: Alejandra Araya
Ilustraciones: Frank Bready Trejo
Infografía: Yordán Somarriba



Darcy Araya, psicóloga del área de violencia del Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu), reconoce que las víctimas tienen más facilidad de pedir auxilio cuando los agresores se encuentran fuera de sus casas.
Pese a la situación actual de confinamiento, Araya recuerda que tienen a su disposición el servicio de la línea 911. También pueden recurrir a alguna persona cercana para que llame, si a ellas se les dificulta, ya que es el principal medio para comunicarse con la fuerza pública, el INAMU y la Fiscalía.
La psicóloga Wendy Solís exhorta a las víctimas a llenarse de valor y tomar la decisión. “Salgan de ese silencio que las paraliza, recuerden que su decisión podría marcar la posibilidad de salvar su vida y la de sus hijos”, comentó.
Si aún temen denunciar, los especialistas enfatizan que “nada justifica la violencia”, pese a las presiones económicas, arrepentimientos, presión social o de los hijos.

Una mano amiga hace la diferencia
Los expertos en violencia de género instan a las personas que están alrededor de las víctimas, a tenderles una mano y convertirse en una red de apoyo que fortalezca a la víctima. Esto puede hacer la diferencia entre que permanezcan en el ciclo de violencia o den un paso para cambiar su vida.
Las víctimas que han decidido denunciar para recobrar su empoderamiento deben saber que nunca están solas. Hay instituciones que las pueden ayudar. “Es urgente que reconozcan su propia red de apoyo en familiares o amigos”, reiteró la especialista.
 “Aquella mujer que ya se decidió a denunciar venza el miedo, atrévase a dar ese paso. Recurran a los servicios y póngase de acuerdo con alguna persona de confianza para que esté atenta a cualquier situación de riesgo”, expresó Solís.
Para Mariela Vízquez, presidenta de la Casa de la Mujer, es esencial que las víctimas se informen sobre lo que están viviendo e identifiquen los posibles apoyos.
Los familiares, resalta, deben mantenerse cerca, tratar de entender la situación que vive la víctima y actuar con empatía, según lo que ellas decidan hacer.
Las víctimas frecuentemente se sienten desamparadas, pero es necesario que sepan que hay instituciones en Costa Rica que les pueden ayudar para hacer frente a los problemas económicos, de vivienda, alimentación y cuidado de sus hijos.
Vízquez, fundadora de una de las organizaciones más importantes del país en materia de atención inmediata a víctimas de violencia de género, señala que es clave establecer programas de ayuda a nivel social sobre la violencia contra las mujeres, porque “las mujeres fortalecidas generan un mejor núcleo familiar”.
Particularmente, crear programas que las empoderen para salir de esos ciclos de violencia que atentan contra su calidad de vida y la de sus hijos.

Comentarios