Chile: Que el miedo no te paralice

Una mujer puede demorar hasta 10 años en reconocer que ha sido víctima de agresiones, la normalización de la violencia y los vacíos legales podrían convertir la denuncia hacia los agresores en una quimera, sin embargo, insistir en ella es la mayor forma de ratificar los derechos de las víctimas y cesar con la intimidación.

Texto: Marjuli Matheus/Paola Palacios Macario
Ilustración: Pierre Daboin | Antonio Ramírez
Infografía: Grecia Nexans | Denisse Martínez


Más de Chile:

Abandonar el círculo de violencia  

A raíz de la pandemia, el gobierno de Chile, a través del Ministerio de la Mujer y el Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género (SernamEG), reforzó los mecanismos de denuncia mediante el Plan de Contingencia de Atención, Protección y Reparación ante los efectos del COVID-19.

Las mujeres que se encuentren con su agresor, y los testigos, familiares y redes de apoyo pueden denunciar el hecho y conseguir orientación llamando al teléfono 133 de Carabineros, Orientación en Violencia (1455), fono Familia de Carabineros (149), Policía de Investigaciones (PDI) al 134 y Fiscalía a través del 600 333 00 00.

Desde el mes de abril, el SernaEG también ha establecido como herramienta de ayuda el Chat 1455 al que se puede acceder a través de www.sernameg.gob.cl. La plataforma funciona las 24 horas del día, los siete días de la semana y en caso de que una mujer esté en peligro se da aviso inmediato a Carabineros; las denuncias son atendidas por profesionales expertos y se canaliza el apoyo a víctimas por medio de los Centros de las Mujeres y otras instituciones del Estado, según se especifica en la página web del ente gubernamental.

“Hemos abierto todos los canales, coordinaciones, tenemos mesas interseccionales de manera de ir visualizando el comportamiento de la violencia hacia las mujeres en nuestro país, y eso nos permite estar muy vigilantes y también muy ocupados en poder dar señales para que las mujeres puedan acceder a cada uno de los canales,  que no se sientan solas para que entiendan que nuestro servicio está a disposición de ellas”, aseguró la jefa nacional del área de “Violencia contra las Mujeres” del SERNAMEG, Loreto Franco.

La funcionaria recuerda que también existen otras líneas como el WhatsApp Mujer al que se puede acceder a través del número +56 9 9700 7000. Esta línea ofrece atención permanente a las mujeres que se encuentran en situación de riesgo de manera directa, silenciosa, simple, confiable y privada para dar asistencia al momento. Lo mismo aplica para el Chat 1455 que funciona 24/7, en todo el país. Este es un servicio anónimo que no utiliza nombre ni perfil institucional, para evitar represalias. También puede ser utilizado por vecinos y familiares de las víctimas que estén conscientes de las situaciones de violencia.

Otra de sus características es que en él las mujeres pueden encontrar orientación a las preguntas: ¿Cómo denunciar? ¿Cómo sé si estoy viviendo violencia? ¿Qué puedo hacer si estoy en confinamiento junto con el agresor? ¿Qué programas existen para ayudar a quienes viven violencia? ¿Cómo puedo ayudar a alguien que está viviendo violencia? Asimismo, se les ofrece contención emocional y se redirige a la víctima a grupos psicológicos, en caso de descartarse una alta situación de riesgo.

“Mascarilla 19” se suma también a las iniciativas con las que las mujeres pueden alertar que son víctimas de violencia. Estas palabras claves le facilitan, a quienes no puedan acceder a los otros métodos de denuncia, la ayuda al dirigirse a una farmacia y pronunciar el código ante los dependientes. “Hola, tienes una Mascarilla 19, por favor” es la frase utilizada por el SERNAMEG en la campaña de esta técnica, con la que el personal de las diferentes redes farmacéuticas del país pedirá los datos de la víctima y la pondrá en contacto con el fono 1455 o con Carabineros. Las víctimas pueden salir y buscar auxilio aun si están bajo cuarentena o toque de queda, y no serán sancionadas.

“En el caso de que llegue una mujer a una farmacia con rasgos evidentes de que ha sido dañada físicamente o se encuentre en una situación desesperada emocionalmente, lo primero que debe hacer el farmaceuta es comunicarse al 149, fono de Carabineros de Chile para que se pueda resguardar a esta mujer”, precisó  Franco.

Entre las acciones de protección establecidas por el Ministerio de la Mujer en el Plan de Acción COVID-19 se detalla que se mantiene la continuidad de atención presencial y remota en Centros de la Mujer, 109 a nivel nacional y Centros de Violencia Sexual. Por su parte, las Casas de Acogida, 43 alrededor de todo Chile, se encuentran operativas al 100 % con protocolos de protección y cuidado ante la pandemia.

Para los casos de violencia extrema, se mantiene la operatividad de los abogados a lo largo de todo el país y el sistema de turnos remotos en línea durante semana y fines de semana.

“En Chile, la denuncia la puede hacer un tercero directamente, no hay ningún problema, al minuto en que se llame a la víctima para dar testimonio de los hechos, debe ser ratificada (…) cualquier persona que sea testigo presencial o esté sospechando o evidenciando una situación de violencia o riesgo hacia la mujer, puede denunciar perfectamente”, aclaró la jefa nacional del área de “Violencia contra las Mujeres” del SERNAMEG.

ONGS también ofrecen apoyo

Acción Mujer y Madre es una organización no gubernamental que brinda apoyo legal y psicosocial a mujeres en temas referentes a derecho de familia y violencia de género. Desde el 5 de abril iniciaron una campaña, enmarcada en la pandemia e inicio del confinamiento, en donde pusieron a disposición el contacto por WhatsApp a través de los números +56 9 50837422 (Chile) y el +54 9 264 5325010 (Argentina y Chile) como medio de ayuda y protección contra el maltrato hacia las mujeres.

Actualmente, la Corporación La Morada también es una de las instituciones de ayuda que se encuentra atendiendo casos de violencia contra la mujer a través de su correo lamorada@corporacionlamorada.cl y del teléfono +569 37070029.

Para Alejandra Espinoza, abogada especialista en Violencia de Género y Magíster en Violencia, la recomendación primordial hacia las mujeres es comprender que la violencia nunca es tolerable y se debe salir de ella.

Existen instituciones que están destinadas por Ley para protegerlas y hay lugares para recibirlas. Hay casas de acogida, instituciones, ONG que acogen a las mujeres, el Servicio Nacional de las Mujeres los tiene; las fiscalías disponen de los medios para proteger a las víctimas, tienen una unidad de protección a víctimas. El Estado tiene a disposición de las víctimas ciertos servicios a los que pueden acceder cuando la vida de una mujer está en riesgo”, señaló.

La abogada reitera que se debe insistir en las denuncias. “Un gran número de mujeres me dice: ‘¿Para qué voy a ir si el carabinero no me quiere tomar la denuncia?’ Yo les digo a esas mujeres que denuncien de todas maneras, porque el carabinero no es el juez, él no está ahí para juzgar si la denuncia tiene o no futuro. Insista, porque es su derecho denunciar y poner término a la violencia”.

Igualmente, agrega que, si bien los tribunales no están trabajando a su máxima capacidad debido a la situación actual “los casos de violencia intrafamiliar, los casos de violencia contra la mujer y contra los niños siguen siendo delitos urgentes”, por lo que la víctima contará con protección, pues lo juzgados continúan con los controles de detención y los fiscales siguen trabajando.

La educación y la información marcan una base fundamental y un panorama completamente diferente ante los diversos tipos de violencia; comprender que la amenaza, la agresión física y el femicidio son las últimas y más graves consecuencias de un largo y paulatino abuso, así como identificar el perfil de un agresor, permiten interiorizar que una mujer no debe moldearse y dejarse de lado por una relación amorosa.

Para todas las mujeres que han logrado salir de una relación de maltrato, es importante recordar que naturalizar la violencia es el error principal que podría alejarlas nuevamente de su derecho a ser felices.

Comentarios